Tu autoestima y la ley del espejo

Hola, soy tu nueva mentora en esta poderosa plataforma de “Mujer emprende Latina”, me llamo Jennifer Barreto-Leyva, y tengo una intensa como interesante historia con los distintos proyectos que he emprendido a lo largo de mi vida. Quiero compartirte todo lo que hubiera querido saber y que fui aprendiendo con los años, sus bemoles y sin sabores.  Te hablaré de belleza, de autoestima, de emprendimientos y como ser la mejor versión de ti sin importar tú talla. Porque brillar y ser exitosa luciendo como yo ¡es posible!

Sea para emprender alguna idea, para seguir una carrera corporativa, para tus metas personales y para la vida misma, hay una regla de oro que debes aprender, recordar y jamás olvidar y es la ley del espejo. La ley del espejo es como llaman los psicólogos, psiquiatras y psicoanalistas, a la proyección de todo lo que uno es, piensa y siente sobre otras personas. Normalmente dominan los sentimientos en negativo, es decir: envidia, frustración, miedos, autoestima baja, carencias emocionales.

La ley del espejo es importantísima no solo identificar cuando otros la ejerzan en ti, sino cuando tú la ejerzas en otros. Todos somos seres humanos, con fortalezas y debilidades, ninguno está exento de cometer excesos emocionales.

Es hasta comprensible que alguien cercano te diga con cariño “María, te faltan algunos acentos en la publicación que acabas de hacer en redes sociales” pero que se te enciendan las alarmas cuando alguien (cercano o extraño) arropados bajo la fortaleza que brinda estar detrás de un celular (generalmente) te escriban “María por favor aprende a escribir y a vestirte mejor, porque hasta más gorda te ves” en el segundo caso, esta persona está proyectando sus complejos y rabias personales en María. Y cuando baja el tono de la conversación a este nivel, no es mucho lo que valga la pena conversar…

Por allá, por los 90´s era algo que una muy joven Jennifer no entendía y que entrados los 2000´s vine a entender, gracias a la intervención divina de amigos psicólogos y especialistas en lenguaje no verbal. Me desgasté mucho, inclusive llegué a romperme emocionalmente.  Cuando emprendes un proyecto pasarás por varias etapas y la de los explota globos es una de ellas. Llamo así (explota globos) a esas personas que por miedo, comodidad o falta de determinación no han emprendido nada, pero sí que tienen listo los alfileres en mano para pinchar los globos de todos quienes consigan a su alrededor.

Tú autoestima y autoconfianza debes estarla sanando y alimentando siempre, como suelo decir, como un matrimonio de esos en los que no cabe la opción de divorcio. Porque estos episodios, los tendrás más frecuentemente de lo que imaginas. Visualízate brillando, feliz, ganadora, triunfando para que vayas abriendo con la mente el camino al éxito que quieres y puedes tener, pero en paralelo no dejes de abonar el terreno del amor propio, el cual debes tener muy bien cimentado y con bases en extremo fuertes y sólidas para que absolutamente nada pueda derrumbarte. Por el contrario, que sepas identificar con prontitud que es y a no darle un minuto de tu tiempo. No vale la pena.

Antes de despedirme, quiero recomendarte un libro que ha sido la mejor inversión de mi vida y lamento no haber conocido antes. Se llama “Emotional Intelligence”  de Daniel Goleman viene en inglés y español, de precio muy razonable y en versión digital o de papel. Hubiera ahorrado muchos malos momentos de mi vida si me hubiera leído este libro de adolescente. Es una suerte de biblia emocional.

Mientras mejor te vaya, mientras más te destaques, más buscarán atacarte, de todas las formas. Y el que estés preparada y educada emocionalmente para ello es importante.

Emprende y ¡que nada ni nadie te detenga! pero cuando lo hagas, que sea con el paso firme una mente y una psique educada y con toda la  determinación de ver tu proyecto brillar.

¡Hasta la próxima!